Control de lunares

Oct 02, 2014 No Comments by

Control de lunares
Resultan atractivos, pero pueden esconder graves riesgos para la salud. El control de lunares –tamaño, borde, simetría o color del lunar– es imprescindible para evitar el melanoma, variedad grave del cancer de piel que constituye una de las causas más frecuentes de muerte en las personas jóvenes.

¿Por qué controlar los lunares?

Tener lunares no es un rasgo excepcional, y aunque la mayoría de ellos aparece antes de que alcancemos la edad adulta, otros pueden presentarse mucho después. El control de lunares tiene como fin detectar cambios en la piel que nos puedan indicar la presencia de un melanoma, por lo que ante cualquier lunar sospechoso debes acudir al médico. Tanto si notas una variación en el tamaño del lunar que más te gusta como si te resulta extraño el color del lunar que te acabas de descubrir, conviene que lo consultes con un dermatólogo. Las revisiones anuales son grandes aliadas frente al cancer de piel.

¿Cuándo existe mayor riesgo?

Junto con la prevención, el control de lunares es el arma más eficaz para luchar contra el melanoma, sobre todo para aquellas personas con más probabilidad de padecer un cancer de piel. Además de proteger especialmente tu piel de los rayos del sol, deberás revisar tus lunares con frecuencia si cumples alguna de estas condiciones:

  • Ya has padecido algún tipo de cáncer o cuentas con antecedentes familiares.
  • Posees más de cincuenta lunares comunes o algún lunar atípico –tamaño del lunar mayor de 6 mm, asimetría, bordes irregulares, varias tonalidades–.
  • Padeces inmunodepresión tras un trasplante o tratamiento de quimioterapia.
  • Gozas de una piel muy blanca o especialmente sensible al sol.
  • Has sufrido alguna quemadura solar, te has expuesto mucho al sol durante años o te bronceaste con lámparas solares en tu juventud.

¿Cómo controlar los lunares?

En el control de lunares hay que tener en cuenta el color del lunar, ya que existe más probabilidad de encontrarse con un melanoma si observamos que ha variado de color. También el cambio en el tamaño del lunar resulta significativo, pues puede indicar la presencia de un cancer de piel. Por ello, deberás acudir al médico tanto si aumenta o disminuye de tamaño de manera no uniforme. Igualmente nos alertaremos cuando varíe de altura o forma, y también si pica, se descama, se endurece, sangra o suelta algún líquido. Cuando descubres un nuevo lunar –o zona coloreada–, debes saber que podría tratarse de un melanoma si el tamaño del lunar es superior a 6 mm o si este presenta una forma asimétrica y bordes irregulares, e igualmente si el color del lunar no es homogéneo.

News, noticias

Sobre el autor

No existe información sobre el autor
No respuestas to “Control de lunares”

Deja un comentario