Lifting facial sin cirugía

Lifting facial sin cirugía

Un lifting facial sin cirugía consiste en procedimientos no quirúrgicos que rejuvenecen y refrescan la apariencia. A diferencia de un lifting facial quirúrgico o ritidectomía, estas técnicas no implican grandes incisiones, anestesia general ni hospitalización.

Lifting facial sin cirugía
Lifting facial sin cirugía

Con tratamientos no invasivos, los pacientes pueden entrar y salir del consultorio rápidamente, con un tiempo de inactividad mínimo y pocas molestias después del procedimiento. Los resultados anti envejecimiento de un lifting facial sin cirugía siguen siendo significativos, aunque no tenga que someterse a una cirugía.

¿Te gustaría reducir la aparición de arrugas, líneas de expresión o flacidez de la piel? No eres solo tú. Cada año millones de personas se someten a procedimientos mínimamente invasivos o no quirúrgicos para alterar la apariencia de su piel.

Los procedimientos cosméticos sin cirugía aumentaron en las mujeres un 2% como media general. No sorprende ya que estos procedimientos no invasivos son más asequibles y requieren menos tiempo de recuperación que los quirúrgicos.

Un procedimiento facial no quirúrgico no te dará los mismos resultados espectaculares que un estiramiento facial quirúrgico, pero puede ser muy efectivo para:

  • Pliegues profundos y arrugas
  • Perdida del volumen facial
  • Textura de la piel 
  • Flacidez
Lifting facial sin cirugía
Lifting facial sin cirugía

Pros del lifting facial sin cirugía 

Más asequible. 

En comparación con los liftings faciales quirúrgicos, los procedimientos no quirúrgicos o mínimamente invasivos son una fracción del costo. En promedio, un estiramiento facial quirúrgico cuesta alrededor de 8.000 €. Un tratamiento de Bótox cuesta alrededor de 500 € y una exfoliación química te costará alrededor de  550 €.

Recuperación rápida.

 En general, el tiempo de recuperación es significativamente menor. Con algunos procedimientos, puede volver al trabajo el mismo día.

Entrar y salir del consultorio del médico rápidamente. Muchos tratamientos no quirúrgicos tardan menos de una hora en completarse.

Menos molestias. 

En comparación con un procedimiento quirúrgico, los tratamientos no invasivos suelen tener un cuidado posterior mínimo. En muchos casos, puede controlar cualquier molestia con analgésicos de venta libre.

Menos riesgos en general. 

Debido a que no necesita anestesia general ni incisiones grandes, los procedimientos cosméticos no quirúrgicos suelen implicar menos riesgos.

Las opciones no quirúrgicas para los estiramientos faciales se dividen en tres categorías: reponer el volumen perdido, rejuvenecer la piel superficial y tensar el tejido más profundo. En general, se utiliza una variedad de tratamientos en combinación para lograr los objetivos generales de rejuvenecimiento facial.

 TÉCNICAS DE LIFTING FACIAL SIN CIRUGÍA 

Ultherapy 

Ultherapy emplea ondas de ultrasonido enfocadas para tratar las capas más profundas de la piel. Las ondas se emplean para calentar el tejido de la piel y, de esta forma, conseguir tensar la piel sin romper la superficie. El tratamiento estimula la producción de colágeno nuevo, lo que permite que la piel se vea más joven y brillante en el futuro.

Generalmente, se usa para tensar la piel alrededor de los ojos, las mejillas, la línea de la mandíbula, la boca y el cuello. Estas son áreas que normalmente tienen más arrugas o comienzan a ceder con el tiempo según los movimientos de su rostro.

La mayoría de las personas reciben 1 o 2 tratamientos de ultherapy, con tiempos de tratamiento que van desde una hora hasta una hora y media, según las áreas que se estén tratando. Los resultados completos del procedimiento generalmente aparecen entre tres y seis meses. Debido al proceso natural de envejecimiento de su piel, se recomienda que reciba tratamientos cada dos años para mantener los efectos deseados.

Thermage

Thermage es un procedimiento no quirúrgico que utiliza radiofrecuencia (RF) para ayudar a tensar y suavizar la piel al promover el crecimiento de colágeno nuevo. Las ondas RF inducen calor en la piel que trata la piel externa y luego se extiende hacia adentro.

Generalmente, se recomienda para, cara, área de los ojos, área abdominal y muslos, ya que es un procedimiento muy efectivo.

Una ventaja es su capacidad para tratar áreas más grandes. Un solo tratamiento toma alrededor de 30 a 90 minutos dependiendo del área de tratamiento, y hay poco o ningún tiempo de inactividad.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico, como sabemos, es un principio que ayuda a aportar mayor hidratación y volumen a la piel, remodelándola y mejorando los contornos sobre los que se aplica. El rostro es una de las zonas más solicitadas para aplicar los inyectables de ácido hialurónico, ya que rellena perfectamente las arrugas estéticas de la piel, como:

Líneas de expresión.

Labios contorneados.

Pómulos realzados.

Lifting con láser

El láser se utiliza para eliminar las capas de piel una a la vez. Actuando sobre la superficie de la piel, la regenera y consigue una capa más tersa y estirada. Como resultado, se reducen las arrugas y las líneas finas.

 El tratamiento se divide en dos fases:

Hay dos tipos de intervención: uno implica anestesia local y el otro es una serie de sesiones.  Se realizará una intervención introduciendo una sonda que transmite el láser bajo la piel. Esto estimulará la producción de colágeno y hará que la piel se retraiga, reduciendo las arrugas.

Toxina botulínica

El objetivo principal del tratamiento con toxina botulínica (Bótox) es tratar las arrugas de expresión facial o lo que es lo mismo, los pliegues que se desarrollan en la piel con la edad. Puedes encontrarlos entre las cejas y en la frente, como alrededor de los ojos.

Con una aguja extrafina, se administra prácticamente sin dolor. Se infiltra en el músculo de la zona a tratar, lo relaja e inhibe su movimiento. No importa cuánta exposición al sol haya, puedes usar este producto en cualquier época del año.

Láser resurfacing 

El láser resurfacing es un procedimiento médico-estético que puede hacerte lucir diez años más joven.

El procedimiento de rejuvenecimiento cutáneo consiste en la formación de una nueva piel tras la eliminación de la existente, siendo la piel totalmente regenerada mediante láser, siendo el láser de CO2 el ideal.

Este láser ayuda a eliminar los signos del envejecimiento, como manchas, cicatrices, arrugas y flacidez.

La nueva capa de piel tendrá un color y textura mucho más uniforme, y el nuevo colágeno que la compone le aportará firmeza y tensión. Debido a esto, el láser resurfacing también se denomina estiramiento facial no quirúrgico.

En teresaconde.es le tenemos los mejores tratamientos de lifting facial sin cirugía. Comunícate ahora con nosotros: contáctanos